Palabras del Almirante Brown

“Es preferible irse a pique que rendir el pabellón.” 
(Señal dirigida a la escuadra, antes del combate de Quilmes, el 30 de julio de 1826).

“Fuego rasante que el pueblo nos contempla.” 
(Señal izada en el palo de mesana de la 25 de Mayo, nave insignia del Almirante,
antes del combate de Los Pozos).

“El honor nacional requiere un esfuerzo. El jefe de la escuadra debe hacer y hará su deber.
Si el éxito es favorable, todo irá bien; pero si es desgraciado, suplico se salve mi nombre y el honor de mi familia”
. (Parte del 4 de marzo de 1826; fechado en La Colonia,
a bordo de la corbeta 25 de Mayo).

“Marinos y soldados de la República: ¿Veis esa gran montaña flotante? Son 31 buques enemigos. Mas no creáis que vuestro General abriga el menor recelo, pues que no duda de vuestro valor y espera que imitaréis a la “25 de Mayo” que será echada a pique antes que rendida. Camaradas: confianza en la victoria, disciplina y tres Vivas a la Patria.” 
(Orden del Día en Los Pozos, frente al enemigo, el 11 de junio de 1826).

“Espora: hoy tendremos un día glorioso, si todos los nuestros cumplen su deber,
como lo espero lo haga este buque.” 

(A su capitán de Bandera D. Tomás Espora, a bordo de la “25 de Mayo”,
antes del combate de Quilmes).

“Compatriotas: Vuestra estimación es el más dulce premio a que podría yo aspirar. Mi vida
es vuestra, y rendirla por la gloria del país, es mi primer deber”.
 
(Al pueblo de Buenos Aires, que lo recibió triunfalmente en Buenos Aires,
luego de la acción de la Ensenada).

“No me pesa haber sido útil a la patria de mis hijos, considero superfluos los honores y las riquezas, cuando bastan seis pies de tierra para descansar de tantas fatigas y dolores...” 
(Al destacado marino Joao Pascoe Grenfell, en su quinta de Barracas).

“Respetables señores y señoritas: Agradezco profundamente un obsequio que tanto me lisonja, y puedo asegurar en mi nombre y en el de mis compañeros de peligro, que esta bandera así consagrada no vendrá abajo, sino cuando caiga el mástil
o se sumerja la nave que la tremole.” 


(Agradecimiento a las damas argentinas que le donaron la bandera conocida como
de Los Pozos, luego del triunfo en el combate del 11 de junio de 1826).

MÁS INFO +|


En 1812 el Almirante Guillermo Brown adquirió una extensión de terreno cercano al Riachuelo en Barracas y la Boca actual, al padre José Ramón Grela. Allí establecería una quinta y construiría la casa que sería su hogar.
 
MÁS INFO +|


1841 3 En julio de ese año Brown se había presentado nuevamente con sus naves ante Montevideo para reanudar el bloqueo a esa plaza. En esta fecha tiene lugar un segundo encuentro contra la escuadra uruguaya, siempre a las órdenes de Coe. Luego de un intenso cañoneo que duró desde horas tempranas de la tarde hasta el anochecer, los orientales perdieron la goleta "Rivera" que se fue a pique.
1842 15 Debido a los reveses sufridos por Coe en su enfrentamiento con Brown, el General Fructuoso Rivera Presidente de la Nación uruguaya dispuso el relevo del comandante de su escuadra por el futuro héroe italiano José Garibaldi. Con una división naval integrada por cuatro naves, Garibaldi se internó en aguas del río Paraná. Una fuerza integrada por cinco buques, al mando de Brown, zarpó de Buenos Aires en persecución de la división orienta¡ y en un paraje denominado Costa Brava (un poco al norte del límite de Corrientes y Entre Ríos), se encontraron ambos bandos. Luego de una encarnizada lucha Brown le infligió a Garibaldi una completa derrota y cuando éste era perseguido, Brown dijo a sus hombres: "Déjenlo escapar que ese gringo es un valiente".
1854 2 Las escuadras francesa e inglesa en el Río de la Plata, apresan frente a Montevideo a la escuadra Argentina que comandaba el Almirante Brown, quien no pudo resistir tal ataque dado la enorme superioridad del adversario. La impresión que el vejamen impuesto le produjo al viejo almirante, lo decidió a retirarse del servicio y consagrarse desde ese momento a la vida de su hogar.