Comer trincado durante una tormenta



"En nuestra mesa nos trincamos como pudimos. Eramos cuatro. Los de los extremos apoyaron los pies en los mamparos y los del centro en las espaldas de éstos. En un bolsillo el pan y el vaso de vino en el otro. El doctor tenía la botella en lugar del pan. Haciendo prodigios de equilibrio apareció el camarero con una olla llena hasta la mitad de polenta, de la cual nos servimos como mejor pudimos teniendo el plato bien apretado contra el cuerpo".

Relato y Dibujos de J. Martínez Vázquez - Publicado en Neptunia 1939. Tomado de "El transporte ARA Vicente López y una recalada en Puerto Cook".

Publicado por Histarmar, sitio electrónico de Historia Naval.

AAP

 

     
     
Página 1