Artilleros Navales en Cepeda.
Fuerzas de la Escuadra del Estado de Buenos Aires participaron del conflicto bélico del 23 de octubre de 1859.

Por el Lic. José Guillermo Conti

En los primeros días del mes de junio del corriente año, con la asistencia de José Anastasio Mayolino, y continuando con la búsqueda de objetos perdidos en el lugar donde se libró la Batalla de Cepeda el 23 de octubre de 1859, día en que se enfrentó el Ejército de la Confederación al mando del general Justo José de Urquiza con las fuerzas militares de Buenos Aires comandadas por el general Bartolomé Mitre, se rescató un botón de bronce de uniforme naval que causó interés por su origen militar y por el sitio del hallazgo.

Se acudió al Instituto Nacional Browniano en busca de antecedentes e identificación del uniforme al que correspondió el botón. A tal efecto el presidente, Contraalmirante D. Horacio Rodríguez y en nombre del Instituto Nacional, el Secretario General y Profesor de Historia D. Julio M. Luque Lagleyze, confeccionaron un informe sobre el citado botón con datos inequívocos sobre el origen y procedencia del mismo que dice lo siguiente:

“Presidencia de la Nación – Secretaría de Cultura – Instituto Nacional Browniano – Buenos Aires, 15 de septiembre de 1997. Informe sobre la procedencia del botón naval hallado en la zona de Pergamino.”

La pieza hallada en las cercanías de la ciudad de Pergamino, corresponde a un botón naval de uniforme de campaña de Marina, de los que se hallaban en uso en la escuadra del Estado de Buenos Aires entre los años 1855 a 1862, y que aún siguió en uso hasta la Guerra del Paraguay, reemplazado después por otros de modelo auténticamente argentino ya que éste corresponde a un modelo y manufactura inglesa. El botón corresponde al modelo inglés usado desde 1795 por los oficiales subalternos y oficiales de mar o condestables (suboficiales de entonces, de mar los primeros y artilleros los segundos).

Este modelo de botón entró al país en época de nuestras guerras de Independencia en que gran parte del armamento y vestuario de nuestra escuadra era de origen o modelo británico. Este botón estuvo en uso aproximadamente desde 1815 hasta casi la Guerra del Paraguay, llevándose incluso en la época de Rosas, aun cuando los botones de las tropas de tierra llevaran leyendas federales. En época del Estado de Buenos Aires se utilizó por parte de la oficialidad y la tropa. Los de la oficialidad eran de dos piezas de latón de bronce doradas de forma cóncava la exterior y plana la posterior que tenía además el asa o pasador. Los de la tropa eran de una sola pieza de bronce acuñada de un solo golpe a la que se le soldaba en la parte posterior el asa.

De estos botones se conservan ejemplares en las casacas de algunos de nuestros próceres, las que datan de la época del Estado de Buenos Aires o finales de la época de Rosas.

Sobre el por qué un botón naval se haya encontrado en tierra en el campo de batalla, puede ser debido a la presencia de artilleros navales o infantes de Marina en apoyo de las tropas porteñas y la marca o deformación que se observa en la pieza hallada puede deberse al impacto de bala que lo quitó de la chaqueta de su poseedor.

Debe tenerse en cuenta que, independientemente de los marinos que podrían haber cubierto puestos en las artillerías de ambos bandos en pugna, las escuadras debían tener gente destacada para coordinación y comunicación con sus respectivos comandantes en jefe.




Según Ramón J. Cárcano en su obra “Del Sitio de Buenos Aires al campo de Cepeda”, el 23 de octubre de 1859, mientras el general Mitre con sus 6.300 hombres ocupaba la Horqueta de Cepeda, mantenía expedita la comunicación con la entonces plaza artillada de San Nicolás, en cuyo puerto esperaba órdenes la Escuadra de Susini. Al caer la noche y cuando Mitre inició su retirada hacia San
Nicolás, Urquiza tratando de evitar que lo hicieran por el río dispuso que la escuadra federal fondeada en Las Piedras (hoy puerto Constitución) al mando de Cordero, destruyera a la de Buenos Aires estacionada en San Nicolás.

Por su parte el académico residente en San Nicolás, doctor Eduardo de Cara, en su “Brevísima Historia de San Nicolás”, página 24, dice: “Allí se encuentran los ejércitos de Buenos Aires y de la Confederación. San Nicolás vive las escaramuzas del conflicto y es centro de operaciones alternativamente de las dos fuerzas en pugna. En enero de 1859 es designado prefecto de la ciudad el coronel Wenceslao Paunero y en febrero del mismo año, el general Bartolomé Mitre, jefe de la Comandancia del Norte, fija su cuartel general en la ciudad, fortifica la plaza y moviliza el batallón de Guardias Nacionales.

     
     
Página 1 2